Blogia
librosbooks

David Copperfield

“Me daría de tortas”, esta va a convertirse en mi frase del Blog. Habréis observados que en varias de mis lecturas he hecho este comentario. Su razón se encuentra en lo tonta que me siento por no haber disfrutado antes  de tales maravillas literarias teniéndola a mi disposición. Con esta obra ocurre lo mismo, ¡desde 2009 está en mi estantería! Más vale tarde que nunca.  Lo positivo es que he descubierto  esta obra maestra. Creo que pocas personas desconocen esta novela, al ser una de las más famosas de Charles Dickens.  Sin embargo a muchas les sucede como a mí, que dejan escapara tales tesoros de sus manos. Todo lo que se diga de ella es poco. He finalizado la obra con una fabulosa opinión. Literatura en mayúsculas. Comparto la opinión sostenida por Cesare Pavese:”en estas páginas inolvidables cada uno de nosotros vuelve a encontrar su propia experiencia secreta”. Creo que va a convertirse en mi lectura del año, y por ende en una de mis favoritas.

 Después de todas estas alabanzas, paso a comentar la obra. Nos encontramos ante una autobiografía del joven David Copperfield. Partimos  de su nacimiento, en una oscura noche. Poco después nos enteramos de sus circunstancias personales, es un hijo póstumo y su madre una bonita y joven viuda. Pasa su primera infancia feliz, con ésta y su niñera Peggotty. Sin embargo, la tristeza pronto ensombrecerá su hogar, personificada en los Murdstone. Por culpa de éstos nuestro protagonista es enviado a un estricto Colegio.  En el mismo conocerá a varios personajes que serán claves en su futuro. Con posterioridad sufre múltiples calamidades conociendo a otro importante actor en esta obra: El Sr Micawber. Después de todos estos padecimientos se instala con un familiar gracias a la cuál entra en contacto con la familia Wickfield, entre cuyos miembros destaca Agnes.  Van pasando los años y nuestro David se hace un hombre, y hasta aquí puedo leer.

 Todos los personajes están maravillosamente construidos. Si hay algo en lo que destaca Charles Dickens, es precisamente en su capacidad de crear personajes. Son tan reales que traspasan las páginas del libro. A todos les otorga, una entidad propia, aunque su participación en la obra sea escasa. Creo que si tuviera que mencionar a todos los de la novela me ocuparía por lo menos una página. Es por eso que hay que realizar una selección.

 A la cabeza, como no podía ser de otra manera, se encuentra David. Me ha enamorado, es un hombre como pocos que he visto. Es capaza de sobreponerse  a cosas que muchos de nosotros no seríamos capaces. Su característica más importante es esta fortaleza de carácter. Lucha para alcanzar todo aquello que se propone. Además posee una bondad innata. Hace el bien a todos cuanto le rodean. Sus buenas obras tienen más mérito si tenemos en cuenta que muchas veces es él el más necesitado.

 Destacar además  a Agnes. Todas las mujeres podemos identificarnos con ella. Sufre en silencio múltiples padecimientos y se enfrenta a todos con una sonrisa. No se amilana por nada y trata de superar todos los obstáculos Es capaz casi de cualquier cosa por ayudar a aquellos a los que ama. Mención especial para el cariño por su padre. Posee además mucha sensibilidad y serenidad  Es como dice David, un ángel bueno. Otro personaje que me encantó fue la Srta Trotwood. Pocas escenas superan a su pelea contra los burros. Graciosísimo igualmente  el Sr Micawber. ¡Qué risas me eché con sus misivas y sus búsquedas de las oportunidades!

 Por el la do de los malos citar a los Murstone. Son dos seres absolutamente despreciables. Si algo les caracteriza es, como afirma el autor su firmeza. Fijan una regla y hay del que ose incumplirlas, el castigo será ejemplar. Pero si hay alguien abominable en la obra es Uriah Heep. Si me lo encontrara en la vida real le escupiría. Es un ser ladino que oculta toda su maldad detrás de una fachada de docilidad y mansedumbre. Se aprovecha de las debilidades ajenas para tomar el poder. Es capaz de todo por alcanzar sus objetivos.

 David Copperfiel fue publicado por entregas entre .1849 y1850. Es la primera obra escrita en primera persona por el autor, que recoge en la misma diversos episodios autográficos. Dickens afirmó de ella que era su “hijo predilecto”

 David Copperfield(1849-1850)

 Charles Dickens

 Debolsillo

 *Estoy  muy contenta de que aún me falten novelas de Charles Dickens. El año pasado leí Nicholas Nickleby también imprescindible.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres