Blogia
librosbooks

Muy Lejos de Kensington

 Nancy Hawkins, joven viuda, nos relata sus vivencias en el Londres de la posguerra. Detrás de este escueto resumen hay una novela deliciosa.

 

 Nancy, la Señora Hawkins para todos, vive en una casa de vecinos de Kensington y trabaja en una editorial. La señora Hawkins se lamenta de que todos la busquen para que les aconseje. La razón, su aspecto maternal a pesar de su juventud(“Yo era la señora Hawkins, viuda de guerra. Había algo en mí, la señora Hawkins, que invitaba a las confidencias” “Sea como sea, en el año 1954 se me consideraba una mujer maravillosa, aunque nunca había hecho nada maravilloso”)

 

 Conocemos a sus vecinos y compañeros de trabajo. Me han encantado los dos ambientes en los que se mueve nuestra protagonista. La vida cotidiana de posguerra y la de una editorial. Me he reído mucho con las situaciones con las que tiene que enfrentarse la protagonista en su trabajo. Los compromisos adquiridos  por sus jefes que ella debe rechazar por su mala calidad. Se consideraba por algunos que la clase alta indiscutiblemente va unida al talento, y esto no es cierto.

 

Por lo que se refiere a los inquilinos de South Kensington son personas comunes y corrientes que sin darnos cuenta, nos encandilan. Me quedo con Milly, dueña de la casa; y con Wanda, costurara polaca que recibe extraños anónimos que añaden la nota de misterio a la historia.

 

Sin embargo Nancy también tiene un enemigo; Hector Bartlett, un simple pisseur de copie(orinador de copias periodísticas) :“se sabía todos los títulos adecuados y los nombres de los autores, pero nada más; había leído muy poco” Hector Bartlett vomitaba materia literaría, la orinaba, la sudaba, la excretaba”.

 

 Me ha encantado la novela y me ha dado pena dejar a la Señora Hawkins y al Londres de los años 50.

 

Muy lejos de Kensington(1988)

Muriel Spark

Alfaguara

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres